Tono muscular, ¿por qué es importante en osteopatía?

Tono muscular, ¿por qué es importante en osteopatía?

Todo movimiento voluntario necesita la acción de un tono muscular

Las dos posiciones posturales principales de la pelvis son la inclinación pélvica derecha y la inclinación pélvica izquierda, cualquier persona tiene que encontrarse en una de estas posiciones posturales.

Si movilizamos cualquier articulación pasivamente, siempre nos encontraremos con una ligera resistencia ofrecida por los músculos. Esta resistencia es una contracción del sistema muscular en respuesta a la acción gravitatoria. Se denomina tono muscular y tiene unas características determinadas: es inconsciente, automático y global.

Este comportamiento supone una estimulación de las fibras intrafusales continua, lo cual provocaría una contracción muscular de las fibras extrafusales debido al efecto de coactivación.

Esta estimulación no puede afectar a músculos agonistas y antagonistas, pues provocaría una inmovilidad articular. Si, por ejemplo, los dos piramidales se contraen al mismo tiempo, provocarían una inmovilidad en la articulación sacroilíaca, por tanto, en cualquier persona encontraremos un piramidal más contraído que otro.

Esto da lugar a patrones musculares que siempre van unidos a la inclinación pélvica:

  • Una inclinación pélvica derecha va asociada a la contracción del piramidal izquierdo.
  • Una inclinación pélvica izquierda va asociada a la contracción del piramidal derecho.

Por lo tanto, cualquier movimiento se encuentra asociado a un tono muscular determinado y, por ello, conocer el tono muscular resulta fundamental en la técnica osteopática de reprogramación del sistema motor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres que te avisemos cuándo se lance el curso?

 

Te enviaremos un mail con toda la información sobre el inicio del curso.

You have Successfully Subscribed!