El principio fundamental de la técnica osteopática de reprogramación del sistema motor

El principio fundamental de la técnica osteopática de reprogramación del sistema motor

La base de la técnica osteopática de reprogramación del sistema motor

El ser humano está adaptado a vivir bajo los efectos de la gravedad.

Todos sus sistemas están adaptados a la gravedad.

Por lo tanto, el sistema musculoesquelético también se encuentra adaptado a la gravedad, generando respuestas determinadas.

La Ley de la Gravitación Universal o Ley de la Gravedad de Newton establece que dos cuerpos se atraen entre ellos. Esta atracción se produce con una fuerza proporcional a su masa e inversamente proporcional a la distancia que los separa.

Siguiendo la ley de la gravedad de Newton, cuando un objeto ejerce una fuerza determinada sobre otro objeto, éste ejerce una fuerza de igual magnitud y dirección, pero en sentido opuesto. Por tanto, existe una fuerza opuesta a la gravedad que vendrá determinada por la masa de cada objeto o cuerpo. Esta fuerza recibe el nombre de Normal.

En definitiva, el cuerpo humano se encuentra sometido a una fuerza de gravedad que ejerce el centro de la Tierra y que es necesario tener en cuenta.

La gravedad ejerce una presión sobre el cuerpo humano que es consecuencia de su masa y recibe el nombre de peso y, éste, realiza una fuerza en sentido contrario (normal).

Como respuesta a ambas fuerzas, la columna vertebral se ve sometida a una compresión.

La columna vertebral recibe una fuerza de origen craneal, a la que debe ofrecer otra fuerza de igual magnitud de origen caudal.

Todo elemento semirrígido sometido a compresión tiene tendencia al fenómeno de pandeo; la columna vertebral como elemento semirrígido se comporta en inclinación la cual llega hasta el sacro cuya inclinación provoca una inclinación pélvica. Si la columna lumbar, por ejemplo, inclina hacia el lado izquierdo, las facetas articulares izquierdas lumbares van descendiendo. Este descenso se produce hasta el sacro. Y, como la de éste no pude descender y existe una convergencia de la faceta articular inferior de L5 con el sacro,  realiza un movimiento de inclinación derecha. Por tanto, la pelvis inclina hacia la derecha y la columna lumbar inclina hacia la izquierda.

Si el ángulo inferolateral (AIL) del sacro es inferior a la derecha la pelvis esta inclinada hacia la derecha, por el contrario, si el AIL del sacro es inferior a la izquierda la inclinación pélvica es a la izquierda.

Podemos concluir que, como respuesta a la acción de la fuerza de la gravedad, peso y normal la columna vertebral está sometida a una compresión, siendo su comportamiento obligatoriamente en inclinación lateral (pandeo), tomando una actitud escoliótica, como en la siguiente imagen:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres que te avisemos cuándo se lance el curso?

 

Te enviaremos un mail con toda la información sobre el inicio del curso.

You have Successfully Subscribed!