¿Cuándo se produce o tenemos una lesión del sistema motor?

Lesión del sistema motor, ¿cuándo se produce?

Definición de la lesión del sistema motor

Una lesión del sistema motor se produce cuando hay un déficit de movilidad articular asociado a una debilidad muscular.

Si tenemos, por ejemplo, una torsión derecha del sacro, tendremos una lesión sacro ilíaca si existe una debilidad del piramidal derecho que no permita la torsión izquierda del sacro.

El mecanismo de la lesión del sistema motor viene determinado por una disfunción en el sistema de retroalimentación de la motoneurona inferior: el reflejo miotático y el reflejo miotático inverso.

De manera que, cuando un músculo agonista presenta un aumento de fuerza importante o repetitivo, se produce un estiramiento del huso muscular del músculo antagonista. Así como una estimulación del órgano de Golgi del músculo agonista. Se producirá de esta forma una contracción muscular de las fibras gammas y, después, de las fibras alfa (por coactivación), que provocará una relajación del músculo agonista hasta el punto de llegar a una pérdida de fuerza.

Pongamos, por ejemplo, una inversión forzada e inesperada del tobillo derecho con un astrágalo postero externo.

Esta situación producirá una estimulación del huso muscular de los peroneos y del órgano de Golgi del tibial anterior, con una contracción de los peroneos y un déficit de fuerza en el tibial anterior.

Este comportamiento es una respuesta de autoprotección del sistema músculo esquelético. Ante un déficit de movilidad original del astrágalo hacia antero interno, el mecanismo de retroalimentación lo produce. Este sistema de autoprotección provoca un déficit de movilidad en el tobillo, por lo que mantenerlo en el tiempo provocará problemas en la movilidad y, consecuentemente, un déficit en el comportamiento agonista – antagonista.

El músculo débil es la lesión del sistema motor.

Siguiendo con el ejemplo anterior, el tibial anterior débil determina una lesión del astrágalo derecho postero externo. Una lesión en trabajo derecho que obtiene una respuesta de aumento del tono muscular provocando un astrágalo derecho antero interno, se trata de una lesión en función.

Este comportamiento puede dar sintomatología a distancia debido al componente global de la lesión del sistema motor que provoca una rigidez articular:

  • Puede existir sintomatología cervical, ya que a la divergencia cervical provocada por el músculo largo del cuello derecho se responde con una hipertonía del trapecio derecho.
  • Puede existir sintomatología en la extremidad superior derecha, ya que a una contracción del serrato mayor derecho le corresponde una contracción del romboides derecho.
  • Puede existir sintomatología dorsal, ya que una inclinación dorsal derecha puede provocar un comportamiento articular de algún segmento dorsal en E.R.S. derecho.
  • Puede existir sintomatología lumbar, ya que a la contracción del piramidal derecho le corresponde una contracción de los extensores derechos.
  • Puede existir sintomatología digestiva, ya que la afectación del diafragma torácico y pélvico derecho puede limitar la movilidad de las vísceras diafragmáticas.

Cuando la lesión se instaura con una sintomatología, que puede ser variable como hemos visto, se realiza un control cortical del movimiento. Éste ya no es automático, sino controlado por el paciente disminuyendo la movilidad articular y su velocidad.

Es muy posible que el dolor aumente por la mañana al levantarse, ya que al ponernos de pie el sistema de retroalimentación informa de la lesión y hasta que no se produce la respuesta compensatoria tenemos dificultad para realizar los movimientos articulares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres que te avisemos cuándo se lance el curso?

 

Te enviaremos un mail con toda la información sobre el inicio del curso.

You have Successfully Subscribed!