dolor musculo esquelético

El dolor músculo esquelético

Para eliminar el dolor músculo esquelético se debe conocer la globalidad de su fisiología

El dolor músculo esquelético es uno de los mayores motivos por lo que los pacientes acuden a las consultas de fisioterapia y osteopatía. Por ello, en los últimos años han proliferado las técnicas, tanto físicas como manuales, para la resolución de este dolor.

Podríamos considerar estas técnicas la caja de herramientas del profesional, por lo que cuánto más herramientas tengamos, mejor se desarrollará la práctica profesional. Sin embargo, no solo es necesario conocer muchas técnicas. También se deben conocer los mecanismos por los que se produce el dolor para saber qué técnica utilizar para solucionarlo.

De la misma forma que un mecánico debe disponer de una buena caja de herramientas, pero para utilizarlas deberá saber dónde está fallando el coche.

En el caso de un dolor músculo esquelético de origen biomecánico, resultará imprescindible conocer el mecanismo por el qué se produce para poder eliminarlo.

No es lo mismo un dolor músculo esquelético generado por una fractura que un dolor de origen articular.

Como escribe el doctor Pedro Planas en su libro Rehabilitación Neuro – Oclusal:

Lo más importante en todo lo que nos rodea de la naturaleza, y siempre ha existido progreso, es el conocimiento de lo normal, pues de su comparación se diagnosticara lo anormal o patológico. Así en agricultura, por ejemplo, un fruto o árbol consideraremos que es anormal por comparación al que es normal o perfecto. En ingeniería se dirá que una maquina funciona mal, por comparación con la que funciona bien. Lo mismo sucede en medicina, lo primordial e imprescindible para poder hace un diagnóstico de cualquier estado patológico de nuestro sistema es conocer como exactamente como debe ser un estado normal” (Pedro Planas, 2013)

La fisiología analítica del sistema músculo esquelético no ofrece dificultad y existe multitud de bibliografía para comprenderla.

En cambio, encontrar un abordaje más global resulta más complejo.

Vamos a verlo con un ejemplo.

Si analizamos el movimiento de una vértebra en inclinación derecha, tendremos la contracción de los músculos extensores derechos que provocaran una convergencia articular derecha. Pero también tendremos una relajación de los músculos flexores derechos. El hecho de tener una inclinación derecha, implica una divergencia articular izquierda con una contracción de los músculos flexores izquierdos y una relajación de los músculos extensores izquierdos.

Como hemos visto, un movimiento articular provoca la acción de cuatro grupos musculares.

Cada movimiento motor tiene una inervación reciproca e implica varios sistemas musculares.

El movimiento articular se produce por la estimulación de la motoneurona inferior que ha sido estimulada por la estimulación de la motoneurona superior. Ésta ha recibido la orden del cerebro, del tronco del encéfalo y del cerebelo.

Estos componentes, cerebro, tronco del encéfalo, motoneurona superior y motoneurona inferior conforman el sistema motor que es el responsable de provocar el movimiento en el sistema articular.

La comprensión global del sistema músculo esquelético en base a estos elementos permitirá conocer el mecanismo por el que se produce el dolor músculo esquelético y, así, eliminarlo de la forma más adecuada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres que te avisemos cuándo se lance el curso?

 

Te enviaremos un mail con toda la información sobre el inicio del curso.

You have Successfully Subscribed!